El tiempo pasa factura

Los años pasan, y las inclemencias meteorológicas no perdonan y pasan su factura a los elementos exteriores de la estación que están permanentemente expuestos al frío y al calor extremo, al viento y a la humedad. Y se hace necesario reemplazarlos por otros nuevos cuando esto afecta a su correcto funcionamiento. Este ha sido el caso en los últimos meses del anemómetro veleta y de la tapadera y placa solar que alimenta al transmisor de la estación.

La placa solar había bajado notablemente su rendimiento y los plásticos de la tapadera estaban visiblemente deteriorados. El anemo había dejado de detectar las leves brisas.

La estación y su correcto funcionamiento es monitorizado constantemente y los datos están disponibles en la web en un 99’9% del tiempo. Si deseas colaborar a su mantenimiento, puedes hacer una donación.